Macarons de Vainilla

  • Macarons de Vainilla

  • Macarons de Cacahuete

  • Macarons de Pistacho

  • Macarons de Chocolate

  • Macarons de Queso


  • "Macarons de Vainilla"

    Receta Macarons de Vainilla


    Te mostramos una estupenda receta para hacer unos ricos macarons de vainilla, una receta con la que sorprender a los invitados en nuestras celebraciones, sobre todo a los niños, que disfrutarán como nadie del mismo.

    Ingredientes:

    - 100 gramos azúcar glas
    - 60 gramos almendra molida
    - 50 gramos claras de huevo
    - 25 gramos azúcar
    - Colorante (Opcional)

    Ingredientes para el relleno:

    - 150 gramos azúcar glas
    - 125 gramos mantequilla sin sal
    - Una cucharadita de extracto de vainilla
    - Dos cucharadas de leche




    Preparación:

    Para elaborar esta receta de macarons de vainilla comenzamos picando las almendras todo lo que podamos hasta dejarlas convertidas en polvo, o bien la podemos comprar ya molidas, una buena opción para ahorrar tiempo de preparación y así nos aseguramos que están bien finas. Una vez que tengamos las almendras totalmente trituradas, la hayamos comprado así o lo hayamos hecho nosotros, las vamos a tamizar bien para quedarnos solo con la almendra más fina.

    Después vamos a tamizar el azúcar glas también y lo mezclamos con la almendra molida, reservando la mezcla en un recipiente. Después vamos a montar las claras de los huevos al punto de nieve, lo que conseguiremos batiendo con unas varillas colocadas en la batidora, primero a velocidad baja y aumentando la misma poco a poco. Cuando estén muy espumosas les añadimos el azúcar normal y continuamos hasta que queden bien montadas, con una textura bastante sólida.

    Cuando tengamos bien montadas las claras las pasamos un bol amplio y vamos incorporando la mezcla de azúcar glas y almendras molidas, poco a poco, sin dejar de removerlo todo al mismo tiempo, hasta que nos quede todo bien integrado, formando una mezcla cremosa. Añadimos unas gotas de colorante amarillo si queremos dar un color más intenso a nuestros macarons de vainilla, pero esto es opcional, ya que solo afecta al aspecto visual de los macarons, no al sabor.

    Es muy importante que la masa de los macarons no quede ni demasiado líquida ni demasiado espesa, debe estar cremosa y suave. Una vez esté lista la introducimos en una manga pastelera y colocamos una boquilla redonda en la misma, de tamaño intermedio, que es la adecuada para formar después los macarons. Pero antes de ponernos con ellos vamos a cubrir la bandeja del horno que vayamos a emplear con papel para hornear, para que no se peguen los macarons tras el horneado.

    Con la boquilla de la manga pastelera colocada recta, vamos a ir echando las porciones de masa para formar los macarons, dejándolos con un tamaño un poco más pequeño del que queremos que queden, ya que siempre aumentan de tamaño durante el horneado. Por esta razón hay que dejarlos separados para que no se peguen una vez hechos. Al acabar dejamos una hora más o menos que para que se forme una capa algo más dura en la parte superior de los macarons, en ese momento vamos a poner el horno a precalentar a 150ºC con el calor arriba y abajo


    Cuando el horno haya alcanzado esta temperatura metemos la bandeja con los macarons y horneamos unos 15 minutos, o un poco más, hasta que comprobemos que todos los macarons quedan bien hechos, con cuidado que no se quemen. Deben haber aumentado de tamaño y, sobre todo, haber crecido hacia arriba, entonces los sacamos y dejamos enfriar a temperatura ambiente, colocados sobre unas rejillas, manteniendo el papel de horno debajo, para que se enfríen bien por todos lados. Otra opción es emplear moldes para macarons, así nos aseguramos que siempre quedan bien de forma y tamaño.

    Mientras los dejamos enfriar preparamos el relleno de los macarons, que en este caso será una buttercream de vainilla, aunque puedes hacerla de otro sabor si lo prefieres. Para hacerla vamos a batir con las varillas de la batidora la mantequilla un poco derretida, la leche, el azúcar glas y el extracto de vainilla, hasta conseguir una crema homogénea y con buena densidad. La metemos en la manga pastelera con una boquilla no muy grande, y con los macarons ya enfriados vamos a ir rellenándolos y cubriéndolos con otra mitad por encima. Cuando acabemos de rellenarlos todos, ya podemos servir y disfrutar de estos macarons de vainilla riquísimos.